TODO EN UN DIA

        
 Míchel, en su debut en el banquillo azulón, tuvo uno de esos días que todos soñamos tener alguna vez. Esa culminación del sueño adolescente americano, en el que al bueno le sale todo bien, al final se queda con la chica y los malos quedan humillados públicamente. Algo como lo que le sucedía a Ferris Bueller (encarnado por Matthew Broderick) en la peli ochentera Todo en un día, en la que acababa bailando Rock&roll en la carroza de un desfile como el gran rey de la ciudad, con la princesa del instituto de su brazo. En el caso getafense, este orgasmo sin igual se obraba gracias a las derrotas de Sporting, Recreativo y Betis y a la goleado al Osasuna, resarciéndose del 5-2 de la ida, lo que deja al equipo por delante de rojillos y béticos, a tres puntos del descenso. Cada vez que el videomarcador reflejaba algún gol de la jornada, había fiesta en la grada. Y para redondear la tarde, el Coliseum mostró un aspecto radiante, con miles de banderines azules al viento y una mancha humana de camisetas rojillas en un fondo, que resaltaban todavía más el colorido y la fiesta que se produjo en el Alfonso Pérez. Todo fue simplemente perfecto.

El comienzo del cuento de hadas tuvo lugar a los 25 minutos, cuando Muñiz Fernández señaló como penalti (algo riguroso) un agarrón de Miguel Flaño a Mario y expulsó al defensa por la acción (ya tenía una amarilla, pero vio la roja directa). Los pamplonicas reclamaron una falta previa, y en las protestas se ganaron cuatro tarjetas más. En esta ocasión Granero fue quien tomó la iniciativa del lanzamiento (“no eludo nunca la responsabilidad”, dijo con aplomo después del choque) y el Pirata no falló. Engañó al meta y le batió por su lado izquierdo. El Osasuna nunca se recuperó del golpe y el colegiado, con sentimiento de culpa por la jugada, se dedicó a compensar a favor de los rojillos.

El Geta tardó en asimilar su superioridad numérica, y un zapatazo lejano de Pandiani a la cruceta, poco antes del descanso, a punto estuvo de despertar a los locales de su dulce sueño. En la jugada siguiente Granero fue derribado en el área rival, pero el árbitro, que no estaba para más penas máximas, resolvió la acción con amarilla para el getafense por simular una caída que fue de todo menos fingida. Faltaba saber cómo saltarían los equipos tras la reanudación, y no hubo que esperar mucho. A los tres minutos Granero probó fortuna de lejos, y su disparo, muy centrado, cogió un leve efecto en el descenso y se le escapó de las manos a Roberto cuando parecía que el meta lo detendría sin dificultad (más que cantada, concierto de orquesta). En esta ocasión los errores fueron en la portería rival. En la local Ustari debutaba esta temporada como titular, y el argentino tuvo uno de los partidos más cómodos que haya tenido un cancerbero azulón en mucho tiempo, aunque es cierto que se mostró seguro en los balones al área.

El broche lo puso Uche con una jugada individual partiendo de banda izquierda, que culminó con un par de regates en el área y un disparo raso al palo corto al que no llegó un descorazonado Roberto. Las volteretas del nigeriano creaban un soplo de aire fresco para el futuro del club, que horas antes se parecía de negro como una nube de tormenta. Quedaba media hora más, pero ya no había partido que jugar. Adrián vio la roja directa (decretazo de la ley de compensación de Muñiz) por una entrada lateral y con balón de por medio a Juanfran, y a Soldado le hicieron otro penalti, pero no había manera, el colegiado, con mala conciencia, no quería robar en casa del pobre. La única ocasión navarra llegó con un tiro de Juanfran que el Cata sacó con el cuerpo. Ya por entonces la atención estaba puesta en la grada, con la ola mejicana rodeando el Colieum, la marea azul despertando de una larga pesadilla y el público reconciliándose con jugadores y técnico. Los jugadores se despidieron de su hinchada con aplausos hacia el respetable, que devolvió el gesto con una tremenda ovación. Todo en un día.

Ficha técnica

GETAFE: Ustari; Cortés, Cata Díaz, Mario, Rafa; Albín (Contra, min. 55), Casquero (Belenguer, min. 81), Granero (A), Adrián (R 61&rsquoGuiño; Uche (Manu, min.64) y Soldado.

OSASUNA: Roberto (A); Javier Flaño, Miguel Flaño (AR 25&rsquoGuiño, Josetxo (A), Monreal (Juanfran, min.21); Azpilicueta, Puñal (A), Vadócz, Plasil (A), Antonio Hidalgo (A) (Héctor Font, min.58) y Pandiani (A) (Cruchaga, min. 58).

GOLES:
1-0, min. 26: Granero, de penalti, engañando al meta.

2-0, min.49: Granero, dispara de lejos y se le escapa el balón de las manos al portero.

3-0, min. 54: Uche, de jugada personal dentro del área, de tiro raso al palo corto.

FUENTE EL ICEBERG MADRID.  http://www.elicebergdemadrid.com/noticia.asp?ref=11599
SONIDOS: http://www.globoradiofm.com/audio/player.asp?audio=getaosasuna09-1.wma

Dodaj komentarz