Mediocres

 Ahh, la normalidad… Es algo que las personas muy conflictuadas piden a gritos (y algo que las conflictivas, desconocen). Pero también es un punto por el cual se juzga a las personas. Vienen en malón los recuerdos de las veces en que mis familiares / compañeros de colegio me pedían ser „un poco más normal”. Obviamente, no me hacia el loco porque si, es la necesidad que el ser humano tiene siempre, la de „acá estoy, ¡mirameeeee!”. Y a partir de eso, varias veces nos hemos preguntado qué catzo es la normalidad.
 La verdad, ni idea, pero es simple: no existe (ojo, es un punto de vista). Mejor me explico: no existe la normalidad, sino la mediocridad; dos cosas muy diferentes (y ambiguas, en este caso). Volviendo al inicio, puse a la normalidad en el casillero de „no rompas un plato nunca”. Francamente, no cometer errores me parece muy ´anormal´, aunque me demostraron lo contrario a lo largo de estos años.
 No quiero caer en el lugar común de la ropa, las amistades, la música o la comida (y me quedo corto en ejemplos), pero loco, forma parte de la personalidad. El que normalmente hace notar esas particularidades, en las más de las veces, suelen ser mediocres. Que se preocupan por lo que pueden decir los demás, todo bien, pero hasta cierto punto. A decir verdad, ejemplos de normalidad carecen. A saber: vida sin problemas o adicciones, estudios y trabajos estables, buena relación con el universo (y me sigo quedando corto).
 Perfección, digamos, pero encuadrado en lo que supuestamente es normal. Se habrán quedado con ganas de ser todo eso, por eso la montaña en las espaldas de los anormales. Que cada uno sea como sea y ya, ya tuvimos serios problemas con la censura. Solo resta elegir la vereda.

Dodaj komentarz