Gran Charco

Lluvia ya ha caído y se han formado charcos. Mira al cielo raso, repleto de humedad. Memorias llenas sin dejar lugar a penas nuevas, ya sin ánimos siquiera de pensar. La concentración puesta en el dolor que produjo ese amor no correspondido; el agua nunca lo diluirá. Quizo erradicarla.

Dejó la puerta abiera y ya nadie entró. Puerta giratoria, que nunca descansa. Cuyas idas y vueltas tambalean su templanza. Puerta corrediza, de largos pasillo. Cerradas ante las narices de un hombre desvanecido. Que sólo pisando el charco supo ver su desfigurado rostro. Agravado por el entorno. Largo el camino que tuvo que retomar. Largo el camino que llegaba a aquella puerta.

Ya no tuvo más que lamentar, Por debajo de sus puertas, un charco de lágrimas.

Dodaj komentarz