Ctrl + C, Ctrl + V

Cada vez que paso por esas calles intransitables (no porque no pueda pasar el transito, sino por ser „peatonales”, muy entre comillas.. Un insulto al peatón digamos) es siempre lo mismo. Esta ciudad no deja de llenarse de gente.. Caras bonitas y culos aun mejores te distraen un toque de lo que jode realmente en la vida (soledad, desempleo, el sanguche de morrones que cayo mal). Encima, hay que andar esquivando pendejitos que balbucean y gritan incoherencias (para qué quedarnos en los pendejos); las estatuas vivientes. Los borrachines que la están curtiendo hace ya varias horas. Lindo zoológico. Lastima tanto maniquí repetido suelto.
Y es que hay tanto „mirame y no me toques”, „mirame, tocame, y algo mas”, „mirame y comprame media docena de medialunas saladas”. Como así las miradas esquivas, tímidas, como de culpa de día después, sin siquiera conocerse. Las vidrieras escupen imágenes que atraen a las moscas, moscas con olor a desodorante barato, morbo de pendejo, estampita capitalista en las papas fritas, y el zapato izquierdo desatado (color fluo). Abertura de billeteras a lo pavote. Papá paga, y nene rompe (los huevos). La ropa del momento, cómoda, vistosa, foránea. Tensa situación, la del resumen de cuenta y el „y bueh…”.
„Mató tu originalidad”, escuché por ahí, con tono bastante despectivo. Como un grito sordo. Encima de clon, asesino.

Es un borrego, y sorprende que tropiece tanto. Tanto camino y tropieza. Como no enojarme, me dan ganas de vomitar una cabra.

Dodaj komentarz