Análisis Super Mario Galaxy [WII]

„Una vez cada 100 años un cometa sobrevuela el Reino Champiñón dejando caer polvo de estrellas a su paso….” Asi comienza nuestra aventura en este nuevo juego de la saga de Mario, y el primero que realmente supone una revolución con respecto a su antecesor más famoso, el Super Mario 64.

Lo primero que nos encontramos al encender la Wii y comenzar la partida es una magnifica vista el reino Champiñon bajo una lluvia de estrellas, de nuevo y como no podia ser de otra forma los escenarios están llenos de colorido. De nuevo Mario demuestra que no tiene rival en el género y ha vuelto a demostrar el porque es considerado como una referencia dentro del mundo de los videojuegos.

Los controles son una perfecta muestra de como usar el wiimote de una forma alternativa a la habitual, es decir, a mover el Nunchuck y el wiimote buscando golpear al rival. el wimote tiene bastantes formas de ser usado en este juego, rescatando movimientos habituales de entregas anteriores e incorporando otros nuevos.

El mayor impacto, lo causará el primer momento que andemos boca abajo sobre un planeta y descubramos una nueva manera de afrontar los desafíos que nos propone el juego. La gravedad es un factor fundamental que se experimenta de muchos modos.

El juego comienza con un ataque al reino champiñon, un ataque que como muchos podreis suponer es llevado a cabo por Bowser, y no en una fecha cualquiera, sino en la noche en que se celebra el „festival de las estrellas”. Bowser abduce el castillo llevándose a la princesa Peach, y comenzando la creación de su propia galaxia.

Lo que realmente hace que este juego entre por los ojos es el cuidado de todos los detalles, la presentación, la búsqueda de perspectivas cautivadoras, demostrando que más allá de la potencia de una consola o de los efectos de nueva generación, lo que importa es aprovechar bien lo que se tiene para obtener un resultado perfecto.

La banda sonora es absolutamente excepcional y casi todas las melodias son nuevas, casi todas porque se hace un pequeño homenaje a las melodias habituales de la saga en ciertos instantes del juego.

Conclusiones

¿Por qué Mario Galaxy es una obra maestra? Porque es un gran ejemplo de cómo se debe hacer un videojuego, cuidando todos los detalles al máximo, aprovechando convenientemente la máquina donde se mueve, siendo respetuoso con su herencia y desarrollando la franquicia en nuevas direcciones. Es un gran ejemplo de cómo se debe hacer una continuación de modo que, manteniendo una cierta base de entregas anteriores, parezca un juego totalmente innovador. Y, sobre todo, porque una vez lo terminas, realmente tienes la sensación de haber disfrutado de uno de los mejores videojuegos de la historia. Algo que sucedía en Mario 64 y que no logró transmitir, pese a sus virtudes, Mario Sunshine.

Gráficamente extrae todo el potencial que Wii puede ofrecer y lo aprovecha para mostrar un juego que en la época de la alta definición y los efectos de última generación aún resulta impresionante sin contar con ninguno de estos atributos. La banda sonora es magistral, cautivadora y nos sumerge de lleno en este mundo de fantasía creado por Miyamoto y su equipo. La ambientación lograda es más que excelente.

El control es intuitivo y cómodo y utiliza el mando lo justo, de modo que la jugabilidad no sea vea perjudicada por un uso absurdo del mismo.


Nota: 10

Dodaj komentarz